RSS

Comiendo en Ribera del Duero

04 Abr

Si eres de los que disfrutas con una copa de vino, seguro que conocerás, aunque sea de oídas, gran número de denominaciones de origen de España.  Si además te nombro “Ribera del Duero” seguro que el pensamiento que te viene a la mente es “vino”, el vino una de las denominaciones más conocidas.

Castilla y León, es una zona geográfica, con orígenes ancestrales y gran evolución histórica, ha formado parte de la cultura del vino español, donde hace unos 1000 años, que se dice pronto; los fenicios ya introdujeron en la península Ibérica las cepas y las técnicas del cultivo y producción, mientras que los romanos, siglos después, ya explotaban masivamente esta zona para abastecer a sus ejércitos con vinos de esta tierra, donde hoy día se puede apreciar la importancia de esta zona por la cantidad de yacimientos que se pueden encontrar.  A partir del siglo X, las órdenes monásticas cogieron el relevo en la explotación de los vinos, donde en 1295 ya se empezó a regular la vendimia y siglos después a controlar la producción, y con el paso de los años y siglos, llegamos hasta 1982, año en la que se constituía la Denominación de Origen Ribera del Duero oficialmente.

Si quieres conocer más a fondo y disfrutar de la cultura e historia, nada mejor que imbuirse en estas tierras y hacer kilómetros recorriendo las carreteras secundarias para visitar bodegas, viñedos, aldeas y pueblos con historia en cada esquina, y disfrutar de la gastronomía local, de la que te recomiendo probar personalmente.

Para empezar, lo ideal es alojarse en algún hotel, casa rural o posada, y la elección fue La Posada de El señorío de la Serrezuela [www.elseñorio delaserrezuela.com], un negocio familiar, abierto en Julio de 2010, y dirigido con gran atención y dedicación por Mariano.

Esta posada está ubicada en una antigua casa señorial del siglo XVIII, en el municipio de Aldeanueva de La Serrezuela, en plena sierra de la Serrezuela, está compuesta por una casa principal, que es la denominada casa del señorito y rodeada de 10 edificios inferiores en planta, que eran los que estaban asignados para las caballerizas, las cocheras, la casa de los criados, el palomar, el gallinero, y todo a su vez está rodeado por un gran jardín de 10.000 m2.  Pero lo mejor es que visites su web para saber más.

Justo a su lado y comunicado con la posada, está el Restaurante de El señorío de la Serrezuela, con una cocina tradicional de la zona y platos innovadores, donde encontrarás una amplia carta de platos y vinos de la tierra.  La dos ocasiones que he cenado ha sido sencillamente magnífico, un buen servicio pero sobre todo unos platos impecables, en cantidad y calidad, ya que sorprende que en un medio rural se cocine tan bien y con detalles y decoración de alta cocina.  Sería injusto por mi parte mencionar unos y dejarme otros por falta de espacio en este reportaje, así que te dejo a tu elección alguno de los manjares, que seguro que te encantará.

Como resumen, la estancia en este hotel me ha agradado mucho, de tal manera que incluso lo he recomendado a mis alumnos para que disfruten de algún fin de semana, así que aquí queda eso, porque yo pienso repetir cada vez que vuelva a estas tierras…

Continuando el periplo por tierras castellano-leonesas, nada mejor que buscar edificios que evoquen tiempos de grandeza como …

La Catedral en Aranda del Duero
La Ermita del Padre Eterno o de la Santísima Trinidad en Fuentespina
El Palacete de los marqueses de Revilla en Navares de la cueva
La Ermita de San Frutos en el espectacular paisaje de las Hoces del Duratón

… vamos que si te gusta la historia y el arte, tienes para disfrutar hasta quedar agotado.

Para disfrutar de la gastronomía de esta geografía, era obligado comer cordero lechal asado en horno de leña acompañado de un vino de la tierra, y donde mejor comerlo es en aquellos establecimientos que cumplen con los requisitos de su preparación tradicional, y para que puedas saber que establecimiento lo cumple, se les otorga un escudo como el de la derecha.

Pero también te recomiendo platos como la morcilla de Burgos, los judiones de La Granja, los garbanzos de Fuentesaúco, el chorizo de Cantimpalos o los quesos de Valdeón o del Cerrato.

                  

Pero vamos, que entre los establecimientos donde fui, me sigo quedando con el Restaurante El señorío de la Serrezuela, con este toque tradicional que hace que el plato esté elaborado como antaño y decoración de alta cocina.

Bueno, para terminar, falta hablar de cepas, bodegas y vinos, algo fundamental en la Ribera del Duero, pero ¿qué decir que no se haya dicho ya? así que pienso que lo mejor es que visites la web de la Denominación de Origen [ www.riberadelduero.es ] y te informes de primera mano.

.

.


.

 
2 comentarios

Publicado por en 04/04/2012 en Comiendo en ...

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , ,

2 Respuestas a “Comiendo en Ribera del Duero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: